Motero feliz, padre angustiado

Cuando mi hijo de 21 años me contó que había comprado una moto, no sabía si felicitarlo o sentarme a llorar; él había logrado algo importante con su trabajo pero yo cargaba con el miedo que toda la vida me inculcaron sobre los riesgos de andar en motocicleta.
Sin poder oponerme a su elección, decidí informarme sobre alternativas de protección para motociclistas y me di cuenta de que las opciones disponibles en el país no alcanzaban el nivel de protección que yo deseaba para mi hijo; las opciones de buena calidad eran exhorbitantemente costosas y las accesibles, no llenaban mis expectativas.
En el camino me di cuenta de que, como yo, había cientos de miles de familiares de motociclistas que desean ver a sus seres queridos regresar a salvo a su casa.
Decidí, entonces, hacer algo al respecto: desarrollar, yo mismo, una prenda que realmente eleve los niveles de protección para la persona más importante de mi vida, ofrecer esta opción a los motociclistas del país y brindar algo de tranquilidad a sus familias.
Luego de meses de investigación y una importante alianza con uno de los mayores proveedores para el mercado europeo -el más exigente del mundo- nació «Horus Airbag».
«Horus» es el dios egipcio de la protección y hoy, a un click de distancia, los motociclistas del país y sus familias pueden acceder a una prenda que cubre los más altos estándares mundiales de protección para motociclistas, a un precio adaptado a la economía regional.
¡Ayúdanos a difundir la buena noticia!